Cómo actuar si nuestra mascota no se encuentra bien
19 Feb

Cómo actuar si nuestra mascota no se encuentra bien

Seguramente no es la primera vez que detectamos que nuestro fiel amigo no se encuentra dispuesto, no quiere jugar como siempre, ha dejado de tener apetito, presenta actitudes anormales  o hasta somos capaces de afirmar que lo que le está sucediendo no se corresponde con lo que se considera un animal sano.

Lo primero que debemos hacer en calidad de propietarios es prestar mucha atención al comportamiento del animal; si come y bebe, o no, y desde cuándo ha dejado de hacerlo, si presenta una actitud más errante o por el contrario nerviosa, si hace correctamente sus necesidades, si tiene vómitos, desde cuándo lo notamos diferente, etc., ya que la recopilación de toda esta información en la anamnesis puede resultar de vital importancia a la hora de visitar al veterinario, el cual conjuntamente con la exploración física y las pruebas oportunas llegará al diagnóstico pertinente the best weight loss supplement.

Hay ocasiones en las que podemos pensar, de forma errónea o no, que nuestro animal está padeciendo un trastorno no lo suficientemente grave como para acudir al veterinario y optamos por medicarlo nosotros mismos. Esta práctica es bastante habitual y muchas veces con resultados nefastos. Por eso es de máxima importancia poner a nuestro animal en manos de un profesional lo antes posible, ya que hay multitud de trastornos con sintomatologías similares y que a simple vista nos pueden confundir. Al igual que el medicar a nuestra mascota sin la evaluación previa por parte del veterinario; cada paciente es un caso individual y, aunque existan protocolos de actuación y dosificación de fármacos para la gran mayoría de los procesos patológicos, debe ajustarse la medicación a cada situación concreta. Incluso la vacunación, algo que aparentemente es muy sencillo a ojos del propietario, requiere de un examen general y coprológico previo en el que se cerciore que no hay parasitosis intestinales y que aplicaremos una vacuna sin riesgos para la mascota.

Si por circunstancias no podemos llevar a nuestro animal al veterinario en ese momento siempre podremos realizar una llamada telefónica al mismo para comentar el caso, así podrá aconsejarnos qué hacer, cómo actuar y si efectivamente se trata de algo banal o realmente la mascota necesita un examen más profundo. Si se nos aconseja administrar algún fármaco en especial será necesario conocer el peso exacto del animal ya que, aunque muchas medicaciones presentan un amplio margen de seguridad respecto a su dosificación, podremos obtener más inconvenientes que beneficios puesto que estamos ante un animal enfermo.

Una vez que el animal ha sido evaluado y se ha dado un diagnóstico con unas pautas terapéuticas a seguir, es fundamental aplicarlas una vez en casa tal y como se han prescrito. Es también frecuente cometer el error de no realizar las revisiones que establece el profesional al ver que la evolución de nuestro animal es favorable y podemos pensar que ya está “curado”, lo cual se traduce, por ejemplo, en infecciones mal resueltas, alergias no controladas, osificaciones defectuosas, recaídas de múltiples procesos, entre otras. Cuando se programa una revisión veterinaria es con el conocimiento de que el paciente necesita un seguimiento más o menos próximo en el tiempo para poder asegurar una completa recuperación o control del proceso a tratar.

Y hasta aquí estos pequeños consejos que esperamos os sean de ayuda para esas situaciones en las que, en ocasiones, no sabemos cómo actuar o si lo que estamos haciendo está bien o no.

Comments are closed.